Ferry a Paquetá

Rio de Janeiro, último sábado de enero y primer día de Carnaval. Junto a cientos de Cariocas nos embarcamos en un ferry con el objetivo de invadir la isla de Paquetá. Armados de cantidades letales de alcohol y vaya uno a saber que más, nos dirige el capitán pirata director del Bloco “Bésame Mucho”.

Es nuestro penúltimo día en la ciudad, ya habíamos hecho todo lo que uno usualmente hace en Rio y otras cosas bastante menos comunes. Pensando en que hacer, Karla leyó sobre la isla de Paqeutá, una localidad bastante colonial, donde no hay autos y los medios de transporte son carretas a caballo y bicicletas. Nos pareció perfecto, principalmente por la arquitectura y el viaje en ferry de una hora para cada lado.

Decir que fue una sorpresa encontrarnos con una multitud esperando el mismo ferry, es poco. El animo era claramente de fiesta, la mayoría disfrazados y comprometidos con sus personajes.

Durante la primera media hora de espera pensé en abortar la misión, pero decidimos esperar un poco más a ver que pasaba. A la hora ya estábamos muy comprometidos con la situación así que solo quedaba esperar. Terminaría siendo aproximadamente 1 hora y media de espera.

Apretados, todos con todos, bajo creo que 35ºC, pero que parecían 40º o más, nos terminamos acostumbrados a rozar nuestra humedad con la del resto.

Alrededor de las 10:00 am subimos al barco y empieza la fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada Los campos marcados son requeridos

A %d blogueros les gusta esto: